Última reseña

La magia existe fuera de Hogwarts II

1119022

Título: Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald
Director: David Yates
Guionista: J.K. Rowling
Reparto: Eddie Redmayne, Jude Law, Johnny Depp, Ezra Miller…
Saga: Animales Fantásticos
1. Animales Fantásticos y dónde encontrarlos
2. Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald ×
Género: Fantasía, drama, aventuras
Año: 2018

Desde que vi Los Increíbles 2 este verano, no pisé una sala de cine hasta ayer por la tarde. No me faltaban ganas, claro está, y más si hablamos de la película que fui a ver: Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald. Sí, la magia existe fuera de Hogwarts por muy difícil que se nos haga no ver a Harry, Ron y Hermione en la gran pantalla.

Animales Fantátiscos: Los Crímenes de Grindelwald es la segunda parte de una nueva saga del mundo Harry Potter. Yo, como fan de esta historia tan fantástica y deseosa, acudiré a cada película que se siga estrenando en los cines. Sin embargo, he de decir que, como en Star Wars, ya se están pasando.Explotar una saga, por muy buena que sea, no es precisamente una buena manera de hacer las cosas. Ahora importa más el dinero que se gane con ella que el interés y la opinión del espectador. Al principio iban a ser tres películas, o sea, una trilogía. Ahora han escrito dos más en la lista y en total formarán cinco estrenos que se suman a las ocho películas basadas en la historia original de J.K. Rowling.

Tengo muchas cosas que decir sobre esta historia en cuanto al formato y al contenido. Pero como de lo primero hay menos sermón, empezaré por esa parte:

Los planos. Hay algunos planos que no me han acabado de gustar. Son muy típicos y, a veces, no quedan bien. Pongo por ejemplo el que más recuerdo ahora mismo. Spoiler: hay un hombre de espaldas en un tejado con un plano entero que recoge al personaje de cabeza a los pies. Entonces gira la cabeza para ver a Newt —y a la cámara— y en ese momento el enfoque cambia a un primer plano. Explicaré lo mismo sin desvelar detalles: cambio de plano entero a primer plano, para mi gusto innecesario. Repito: para mi gusto. No soy Alfred Hitchcock, ni mucho menos. Es una opinión, que no se ofendan los expertos.

En segundo lugar, la escena de acción del principio es tan movida que hubo un momento en que no sabía a dónde mirar ni qué estaba pasando. Por lo demás, no cabe duda de que se han dejado unos cuantos millones para realizar los efectos especiales, muy buenos, por cierto. Insisto: todo son opiniones.

En tercer lugar, lo que más echo de menos de esta nueva historia —que en realidad pasó mucho antes de que nuestro Harry Potter naciera— es una buena banda sonora. ¿Por qué utilizan la canción más conocida de Harry Potter para presentar estas películas? Puede que sea mucho pedir, pero me apetece recordar la música por la película, y la película por la música.

Por último querría mencionar que la escenografía y el vestuario de los felices años veinte siguen en su línea y el equipo consigue adaptar la historia a un pasado reciente con muchos detalles.

Vayamos ahora a la historia, que es lo que os interesa tanto a los que habéis visto la película como a los que no. Es una secuela, qué queréis que os diga. Pero tampoco voy a dramatizar. A mí sí me ha gustado la continuación. Se descubren muchas incógnitas, pero necesitaré verla un par de veces más para que el argumento me quede claro antes de la tercera parte, que, si no me equivoco, se estrenará en 2020. Si ya habéis visto el tráiler, descubriréis que pasamos de ver magos y muggles en Nueva York a París, y conocemos Hogwarts cincuenta años antes de que Potter entrara en la escuela de magia. Os contaría más, pero eso supondría muchos spoilers.

Los-crímenes-de-Grindelwald-2

Si alguien me preguntase cuál es mi parte preferida de la secuela —y aunque no me lo pregunten os lo voy a decir— contestaría con dos palabras: el reparto. Eddie Redmayne, Jude Law, Johnny Depp, Ezra Miller y Zoë Kravitz juntos en una misma película. ¿Sois conscientes de lo que puede conseguir ese reparto? Aparte de mucho dinero, las estrellas de Hollywood son más importantes de lo que creéis. La gente se dedica más a ver películas por sus actores que por el argumento, el guion o el director. Eso pasó en el siglo XX y está pasando en el XXI. Buen reparto + J.K. Rowling = éxito. El cine es un negocio donde nunca se sabe qué va a pasar, pero hay ciertos factores —como los actores— que ayudan a que una película funcione.

Los cinco clavan la interpretación. Creo que no podría sustituirlos por otros para que hiciesen sus papeles. De la que tenía más dudas era de Kravitz, pero no ha salido mal, y Jude Law recrea a un joven Albus Dumbledore capaz de hacernos creer que sólo han cambiado los años, pero no los actores. En cuanto a Johnny Depp, siento debilidad por él desde que lo vi en Piratas del Caribe. Él es consciente de que los papeles que mejor le van son los que la gente pueda recordar: Eduardo Manostijeras, Jack Sparrow, Charlie y su fábrica de chocolate, Sweeney Todd, el sombrero loco, el vampiro de Sombras Tenebrosas, el llanero solitario y ahora Grindelwald. ¿Su actuación como villano en un mundo de magia? Exquisita. Durante esta película te das cuenta de que es tan poderoso con la magia como con las palabras. Hay un discurso de este personaje que hechiza —y no literalmente— a los oyentes. La retórica de Grindelwald es uno de los fuertes del guion de Rowling. Por último, mi queridísimo Eddie Redmayne. Me encanta como actor y adoro cómo interpreta a Newt Scamander, pero tengo una duda: ¿es Scamander autista? El personaje presenta dificultades de interacción social. No parece sólo timidez. No lo sé, puede que me lo parezca a mí. De hecho, me encanta ese toque que le da al personaje, lo hace muy suyo, como en La Teoría del Todo. Además, su conocimiento, pasión y debilidad por los animales hace que todavía me guste más.

485490

Hay otros protagonistas, sin embargo, de los que no me he olvidado. Si estáis pensando en los animales fantásticos, habéis acertado. Es cierto que en la primera película tenían un papel mucho más significativo que en la segunda, pero hay algunos animales de los que quería escribir:

Bowtruckle. Critaura tímida que se alimenta de insectos. El que viene a ser Pickett en la historia, quien se esconde en el bolsillo de Newt.

Niffler. Es una especie de ornitorrinco —si lo comparamos con nuestras especies muggles— al que le pirra cualquier cosa brillante. Es la criatura fantástica preferida de Newt y tiene bastante protagonismo en ambas películas.

Criaturas asiáticas. En Los Crímenes de Grindelwald aparecen dos criaturas nuevas, una procedente de China y otra de Japón. Aunque la segunda sólo aparece en una secuencia, la primera ocupa un papel más significativo. Se trata de un felino gigante con cuerpo de dragón chino. Pero por muy peligroso que parezca, Newt conoce perfectamente cuál es su debilidad.

El principio y el final de una historia son los momentos de más tensión para el lector/espectador. Ahí se consigue captar su atención o, por desgracia, todo lo contrario. La última escena de la película nos deja una bomba con la que los fans podemos trabajar muchas teorías para descubrir qué está pasando antes de que nos lo cuenten en la tercera parte. Sin embargo, si he de decir una cosa mala sobre el tema, es que este final está mucho más forzado que el de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos. Explotación de la saga. No hay más.

J.K. Rowling ha creado un imperio a partir de la historia de un niño que no sabía que era mago. De su guion no puedo decir nada que me haya chirriado, sólo hay que ver la retórica de Grindelwald. Sin embargo, me quedo con una frase de Newt que no puede ser más cierta y aplicable al mundo real:

“No hay criaturas extrañas, sino gente estrecha de miras”.

Personaje preferido: Newt Scamander

Criatura preferida: Escarbato

Veredicto: 8

 

Anuncios